miércoles, 1 de mayo de 2013

Jason Collins, ¿Héroe u Oportunista?

Para la mayoría, hace 48 horas Jason Collins solo era un gran desconocido, un deportista de esos de los que nadie habla y nadie recuerda, y de aquellos que nunca hacen mucho ruido. Ayer su vida cambió, y se convirtió en el primer desportista americano hombre miembro de una de las 4 Grandes en reconocer su homosexualidad. Para aquellos que no lo sepan, las Cuatro Grandes son la NBA, NFL, NHL y MLB, las cuatro competiciones deportivas que controlan el panorama deportivo-económico mundial.

Para toda la comunidad deportiva mundial este fue un momento muy importante, ya que hacía años que los rumores sobre deportistas homosexuales que no se atrevían a salir del armario revoloteaban sobre los deportistas americanos, pero nunca nadie tuvo el valor de salir a la palestra siendo jugador en activo. Si para el panorama deportivo fue un gran momento, no cabe mencionar que para la comunidad gay fue un paso importantísimo en su lucha por la igualdad y por reconocer los derechos sus miembros, sobretodo en este momento, que en USA está a la orden del día.

Una vez conocidos los antecedentes, conozcamos a Jason Collins:

Jason Collins es un jugador de 213cm de altura y 115kg, el cual estudió y defendió los colores de la universidad de Stanford con la cual llegó a la Final Four de la NCAA en 2001. Ese mismo año el deportista californiano fue seleccionado por New Jersey Nets para jugar en la NBA, y en sus dos primeras temporadas en la liga de baloncesto jugó las finales de la NBA y sucumbió en ambas, pero su papel de jugador de equipo le valió un contrato de $25 millones en 5 años. Tras terminar su periplo en New Jersey, pasó por Memphis, Minesota, Atlanta, Boston y Washington y nunca volvió a pasar de 15 minutos por partido ni 2 puntos por partido de media.

Lo cierto es que por lo visto se trata de un muy buen tipo, un jugador de equipo de los que hace piña, con carisma y muy querido en el vestuario, pero su aportación deportiva a sus últimos equipos ha sido casi nula, jugando 40 partidos con Atlanta Hawks en 2011/2012, 39 con Boston en 2012/2013 y transferido a Washington donde solo jugó 8 partidos con una media de 9 minutos y 0,7 puntos y 1,3 rebotes. Este año Jason terminada contrato, y todo entendido en NBA sabe que Washington lo firmó con la intención de no renovarle el contrato.

Ahora vayamos al grano, el momento en el que se produce su anuncio:


Tras 12 temporadas en la NBA, su anuncio se produce justo en un momento en que le queda muy poco baloncesto, con 34 años un jugador tan grande ha perdido casi todas sus cualidades, termina contrato a final de temporada y los derechos de la comunidad LGBT están más que nunca a la orden del día, despertando la simpatía de la mayoría de americanos, hasta tal punto que hasta el presidente Obama ha llegado a pronunciarse a su favor. No quiero quitarle mérito al valor de Jason, me parece muy valiente, pero también me parece un oportunista, al anunciar su condición sexual, que hasta ahora ha sido tabú en las 4 Grandes justo cuando más ayuda necesita para conseguir un último contrato NBA. Según el propio jugador afirma, el no se reconoció a si mismo como gay hasta los 33 años, el año pasado, pero quizás si conocía su condición y fueron las presiones externas, el miedo y el odio de otros los que no le dejaban aceptarse a sí mismo.

La verdad es que no se como responderán los equipos y el resto de jugadores cuando llegue la hora de la verdad y alguien se plantee ficharlo; estoy seguro de que muchos jugadores no se mostrarán muy a favor de tenerlo como compañero; pero también estoy seguro de que el "visionario" David Stern hará todo lo posible por que el jugador siga por lo menos 2 años más en la liga, al igual que presionarán Nike, la comunidad LGBT e incluso, a su manera, el presidente Barak Obama.

En conclusión, mi opinión es que vamos a ver a Jason Collins un par de años más en la NBA, como premio a tirar de la manta y ser el primer deportista de las 4 Grandes en salir del armario, y puede que ayudar a cambiar el panorama social americano para siempre.

¿Tú que opinas?


1 comentario:

  1. ¡Qué bueno tenerte aquí de vuelta!

    Ya con 34 años poco le queda de vida profesional y, como tú bien dices, sus números estas últimas temporadas no han sido muy buenos. Quizá con este anuncio consiga una temporada más... o dos... Pero, aún así, tampoco le considero oportunista. Simplemente ya no tiene nada que perder y mucho que ganar. Seguro que a partir de ahora vivirá mucho más tranquilo por reconocer su sexualidad(oculta durante años) y porque sabrá que ha abierto el camino a otros jugadores en su misma situación en un futuro no muy lejano.

    Ahora bien, si consigue equipo, será complicado que sea bien aceptado por todos sus compañeros. Porque una cosa es lo que se dice cara a la galería y otra bien distinta, lo que se hace en realidad. Y si es complicado para unos padres aceptar la homosexualidad de un hijo, no quiero decir ya compartir vestuario...
    Así que fijo que habrá problemas.

    Lo único claro es que ha dado un gran paso, no sólo para él, sino también para toda la comunidad gay (y no sólo en EEUU, sino también en otras ligas como la europea)

    Muy buena entrada :)

    ResponderEliminar